El exsecretario de la Armada de EE UU Richard Spencer. En vídeo, declaraciones de Spencer antes de su cese. AP

El secretario de la Armada, Richard Spencer, ha sido cesado este domingo de sus funciones, envuelto en la polémica del Navy SEAL indultado recientemente por Donald Trump. Spencer intentó negociar con la Casa Blanca a espaldas del Pentágono una salida para Edward Gallagher, miembro del cuerpo de élite Navy SEAL, condenado por posar junto al cadáver de un rehén iraquí al que acusaron de haber matado, lo que se considera un crimen de guerra. Después de que Trump indultara a dos militares y restableciera el rango de Gallagher, Spencer le garantizó a la Casa Blanca que Gallagher podría jubilarse con su insignia de oro Trident, que lo identifica como parte de los Navy SEAL, si no interferían en los procedimientos contra este. La Armada pretendía retirar el distintivo mientras que Trump defendía que se lo debía quedar.

El jefe del Pentágono, Mark Esper, ha exigido este domingo la renuncia de Spencer, después de que perdiese la confianza en el alto funcionario porque negoció a sus espaldas el futuro de Gallagher. El portavoz jefe del Pentágono, Jonathan Hoffman, informó este domingo en un comunicado que la propuesta privada que le hizo Spencer a los miembros de la Casa Blanca era contradictoria con su posición pública sobre el caso. Además, aseguró, que nunca le planteó al jefe del Pentágono lo que estaba negociando. Tanto Esper como el general Mark A. Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto, se enteraron de la oferta cuando hablaron con el presidente Trump el viernes, apuntó Hoffman.

“Estoy profundamente preocupado por esta conducta mostrada por un alto funcionario del DOD (Departamento de la Defensa)”, dijo Esper en un comunicado. “Desafortunadamente, como resultado, he determinado que el secretario Spencer ya no tiene mi confianza para continuar en su cargo. Le deseo lo mejor a Richard”, agregó.

El suboficial de la Armada Edward Gallagher fue acusado de crímenes de guerra y absuelto de un cargo de asesinato en 2017 a un militante del Estado Islámico, pero el pasado julio un jurado militar lo condenó por posar con el cadáver mientras estaba en Irak. El miércoles, la Armada le notificó a Gallagher que se enfrentaría a una junta de revisión de la Navy SEAL para determinar si podía seguir formando parte del cuerpo de élite Navy SEAL, según informa The Washington Post. “La Armada NO se llevará la insignia Trident del Navy SEAL Eddie Gallagher”, afirmó Trump en su cuenta de Twitter el jueves pasado. Ese mismo día, Spencer dijo que un tuit no era una orden oficial y que el presidente debía hacerlo por escrito, según los medios locales. Varias fuentes afirmaron que Spencer pensaba renunciar si Trump ponía fin a la investigación contra Gallagher.

Cuando Trump se enteró este domingo del despido de Spencer, le agradeció su compromiso y servicio, y aclaró que ”Eddie se jubilará pacíficamente con todos los honores que se ha ganado, incluida la insignia Trident”. El mandatario aprovechó para comunicar que el nuevo secretario de la Armada será el almirante y actual embajador en Noruega, Ken Braithwaite. El mandatario reiteró que el caso de Gallagher ha sido tratado de manera incorrecta desde el comienzo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here