Un sorpresivo empate en Baku significó la primera unidad para la selección local, aprovechando las fallas de los subcampeones del mundo

CIUDAD DE MÉXICO.- Un empate en Baku, que supuso el primer punto de la selección de Azerbaiyán en la fase de clasificación para la Eurocopa 2020, frustró a Luka Modric, que marcó un gol de penalti en su 34 cumpleaños, y a Croacia, que puso en peligro su liderato de grupo en función de marcadores ajenos.

Si esta noche Hungría vence a Eslovaquia, Croacia cederá la cima de su quinteto, porque no fue capaz de vencer a un rival al que le habían ganado todos hasta ahora en la ronda previa del torneo continental.

De sus cuatro encuentros precedentes había caído en los cuatro. Contra Croacia, en su primer duelo; contra Hungría, contra Eslovaquia y contra Gales… hasta este lunes.

Croacia no logró superarle, a la que ni siquiera le bastó con haber tomado ventaja pronto, en el minuto 11, con un penalti transformado por Luka Modric, ni proponer hasta 21 tiros, siete de ellos entre los tres palos. Tuvo enfrente al portero Emil Balayev, brillante en su debut, y al certero Tamkin Khalilzade, que anotó el 1-1.

Azerbaiyán sólo necesitó tres lanzamientos entre los tres palos en todo el encuentro para marcar el gol, conseguido en el minuto 72. Sigue última.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here