NO SOLAPARÉ CORRUPCIÓN. Alejandro Moreno Cárdenas recibió anoche la constancia de mayoría que lo acredita como presidente electo del PRI para el periodo 2019-2023. Acompañado de su familia y de su compañera de fórmula, Carolina Viggiano, Alito se comprometió a no solapar actos de corrupción y volver a ganar elecciones.Foto Jesús Villaseca

Balón en cancha de FGR
Misma vara para dos casos
Más cuentas al Rosario

Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, juez de control que lleva el caso Rosario Robles Berlanga, instruyó a la Fiscalía General de la República, a cargo de Alejandro Gertz Manero, para que determine si pasa a investigar a José Antonio Meade Kuribreña como presunto responsable de la misma conducta omisa que hoy tiene en la cárcel a la ex jefa del gobierno capitalino (Gertz, por cierto, fue secretario de Seguridad Pública durante las administraciones chilangas de Cuauhtémoc Cárdenas y de la citada Robles Berlanga, y posteriormente, en el nivel federal, con Vicente Fox Quesada).

No con tal contundencia por escrito, pero el mismo juzgador hizo saber a la defensa jurídica de Robles que se debe aclarar si Enrique Peña está involucrado, si está encubriendo, para efectos del proceso si en forma tácita está involucrado. Julio Hernández Barros, quien junto con Xavier Olea lleva la representación de Rosario en este litigio, ha asegurado que ellos jamás mencionaron que el ex ocupante de la silla presidencial estuviese involucrado o tuviese alguna responsabilidad en la estafa maestra. Peor: afirman que esas palabras y su consecuente deducción fueron una falsa interpretación que el jurisperito quiso hacer por sí mismo. En tanto, la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y la Auditoría Superior de la Federación han hecho saber que hay otros expedientes de corte penal relacionados con este caso de corrupción ostentosa.

En cuanto a lo enumerado en el párrafo inicial de esta columna, el emplazamiento hecho por el juez Delgadillo Padierna se ha fundado en que la dos veces secretaria peñista dijo que a la hora de traspasar el mando informó a Meade de las irregularidades habidas en la Secretaría de Desarrollo Social, algunas de las cuales posteriormente se englobarían mediáticamente como la estafa maestra (Meade, además de la Sedesol, ocupó las carteras de Relaciones Exteriores y de Hacienda en distintos momentos de la administración priísta 2012-2018).

Falta que Robles Berlanga muestre el documento oficial donde reporta a Meade las pillerías cometidas con cargo al erario y que dicho reporte sea claro y directo, pero desde ahora la autoridad judicial ha solicitado a Gertz Manero que actúe. La decisión que se tome permitirá medir el grado de partidismo que se ha utilizado en el caso Robles (histórica adversaria del obradorismo), pues una lógica jurídica mínima mostraría que ante conductas iguales debería haber acciones sancionadoras iguales. Es decir, Meade debería ser sometido a un tratamiento jurídico similar al aplicado a Robles, a menos que a ésta se le castigue no solamente por la evidente ratería practicada por sistema en dos secretarías de Estado, sino por consideraciones políticas como las que podrían salvar a Meade de citatorios y comparecencias que significarían una marca negativa perdurable en uno de los principales tecnócratas del país (otro gran tecnócrata de los años recientes es Luis Videgaray Caso, quien actualmente nada de a muertito).

Por su parte, Ramón Sosamontes Herreramoro tramitó ayer ante la justicia federal una orden para no ser detenido en el contexto de lo sucedido a Robles Berlanga, con quien Sosamontes fue jefe de oficina de la secretaria en Sedesol y en Sedatu. Junto con Emilio Zebadúa, oficial mayor también en esas secretarías, siempre como parte del primer círculo de Rosario, el político guerrerense Sosamontes es mencionado con insistencia como candidato natural a investigaciones y eventuales sujeciones a proceso penal.

Como puede verse, el rosario de Rosario tiene muchas cuentas, en el sentido de las pequeñas esferas enlazadas que sirven para llevar control de los rezos emitidos y, también, de los varios expedientes judiciales que podrían armarse contra ex funcionarios corruptos a partir solamente de los testimonios, pruebas e indicios que se han producido a partir del estremecimiento Robles que, es evidente, no es el único ni el de más alto nivel en cuanto a corrupción institucionalizada. ¡Hasta mañana!

Twitter: @julioastillero

Facebook: Julio Astillero

Fax: 5605-2099 • juliohdz@jornada.com.mx

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here