El coche calcinado de la conductora saudí.

Salma ha conseguido justicia. Un año después de que dos hombres le quemaran el coche a la puerta de su casa, en La Meca, al oeste de Arabia Saudí, un tribunal los ha enviado a la cárcel y condenado a recibir una tanda de latigazos. Salma es Salma al Sharif, una de las primeras saudíes en beneficiarse del decreto real que levantó la prohibición de que las mujeres condujeran en el conservador Reino del Desierto. En medio de la euforia que generó la medida, varios incidentes mostraron la resistencia de los sectores más inmovilistas al cambio. La sentencia les ha enviado un potente mensaje.

A sus 33 años, Salma trabajaba como cajera en la ciudad santa de La Meca. Según contó entonces a la prensa saudí, gastaba la mitad de los 4.000 riales (1.000 euros) que ganaba en pagar un chófer que la llevara y recogiera del trabajo, además de trasladar a sus ancianos padres. Así que en cuanto se anunció que las mujeres iban a poder conducir, se preparó, pasó el examen y se compró un coche. Pero eso fue lo fácil. Desde el momento que se puso al volante, se enfrentó a los insultos de sus vecinos que le pedían que dejara de conducir porque iba “contra la voluntad de Dios”.

Los dos hombres condenados, y cuya identidad no ha sido difundida por los medios locales, quemaron el coche de forma intencionada porque “se oponían a las conductoras”, declaró en su día Salma. La policía actuó con rapidez y les detuvo enseguida. Uno de los hombres admitió haber comprado la gasolina y haber pedido la ayuda del otro para quemar el coche de la mujer. Pero la justicia ha sido más lenta. Un primer tribunal les absolvió por falta de suficientes pruebas en octubre de 2018. Ambos se retractaron de su primera admisión de culpabilidad.

Cárcel y latigazos por quemar el coche a una de las primeras conductoras saudíes El ‘hombre volador’ cruza el canal de la Mancha, en imágenes
En lugar de amilanarse, Salma recurrió, y el Tribunal de Apelaciones de La Meca devolvió el caso al tribunal de primera instancia rechazando su veredicto y pidiéndole que lo reconsiderara. El nuevo juicio se inició el pasado abril y tras sendas sesiones en mayo y junio, el juez concluyó que ambos encausados eran responsables de incendio provocado y otros delitos. No se especificó ni la pena de cárcel ni el número de latigazos a que habían sido condenados.

Queda implícito que tendrán que compensar a Salma por el coche, ya que el abogado de esta, Kamal al Sharif, explicó que el retraso en el nuevo veredicto se debió a que el tribunal estaba a la espera de que los peritos estimaran el valor del vehículo. La demandante solicitaba un millón de riales (250.000 euros).

El caso de Salma no ha sido el único. Aunque las manifestaciones de simpatía hacia las conductoras han sido notables, un puñado de incidentes trataron de amedrentarlas. Todavía el pasado abril, un hombre fue detenido en Taif, a 90 kilómetros al este de La Meca, tras prender fuego al coche recién estrenado de una profesora, identificada solo como Amira, y que su acción se viralizara. Según declaró la mujer, se trataba de un familiar que la había amenazado previamente. En diciembre anterior, Nurhan Bassam también vio arder a la puerta de su casa en Yedda el vehículo que acababa de comprar.

Ambas dijeron que iban a llevar el asunto a los tribunales. La sentencia que ha resarcido a Salma traduce en un hecho concreto el apoyo que todas ellas han recibido a través de las redes sociales.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here