El debilitamiento de la inversión y del consumo en México, estuvieron entre los factores para que el Fondo Monetario Internacional (FMI) recortara nuevamente sus pronósticos de crecimiento para el 2019 a 0.9 por ciento, desde 1.6 por ciento previsto en abril, señaló Gita Gopinath, consejera económica del FMI y directora del Departamento de Análisis.

“En México vemos debilidad tanto en la inversión como en el consumo”, dijo la funcionaria en la conferencia de prensa para la presentación del informe de actualización de las Perspectivas Económicas Mundiales de julio, el tercero de cuatro que hace al año.

Para México fue la quinta baja al hilo en los pronósticos de crecimiento económico que hace el FMI, desde un 3.0 por ciento que llegó a prever para el PIB en 2019, según sus reportes de enero y abril de 2018, para iniciar en junio de ese año con la trayectoria de recortes en sus expectativas, luego del cambio de estafeta en el poder Ejecutivo.

La incertidumbre sobre las políticas del nuevo gobierno y su efecto en la inversión y el consumo, se suman a otros factores como el deterioro de la confianza y el aumento de los costos de endeudamiento, que podrían seguir aumentando tras la reciente rebaja de la calificación soberana, explica el documento que publicó el FMI.

Vulnerable a choque externo
La apertura comercial de México lo hace también una economía vulnerable a choques externos, principalmente originados por políticas adoptadas en Estados Unidos, o por el curso de su economía y por su relación con China, señaló Gian María Milesi-Ferretti, director adjunto del Departamento de Análisis.

“México es una economía muy abierta y muy sensible a lo que ocurra en Estados Unidos y se tiene claro que habrá una desaceleración en el ritmo del crecimiento de esa economía. También es muy sensible a las tensiones con ese país como recientemente se vio con el tema de la migración”, dijo en la conferencia de prensa transmitida desde Santiago, Chile.

Esta fue la quinta baja del pronóstico que el organismo realizó al hilo ante la incertidumbre del impacto de las políticas en la economía.

El FMI también detectó como un riesgo la vulnerabilidad que tiene el país ante efectos externos por su apertura comercial.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here