El número de operaciones con estos instrumentos bajó 17.9 por ciento entre enero y marzo de este año, y esto se debe a que cada vez más los usuarios prefieren hacer sus transacciones vía electrónica.

Especialistas no descartan que en menos de una década la utilización de los cheques sea casi inexistente, ya que el uso de estos ha sido desplazado con la llegada de las nuevas tecnologías al sistema bancario.

Entre enero y marzo de este año se registraron 51.1 millones de operaciones con cheques, de acuerdo con datos del Banco de México, siendo este el volumen más bajo de transacciones desde que el banco central lleva el registro. Además, representó una disminución de 17.9 por ciento anual, respecto al primer trimestre de 2018, la caída anual más fuerte en la historia.

Jorge Sánchez, director de investigación de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef) del ITAM, aseguró que el desuso de estos instrumentos es una tendencia que no solo se da en México, sino en todo el mundo, y se debe principalmente al avance tecnológico en la banca, ya que está migrando muchos de sus servicios a plataformas electrónicas.

“El cheque se está usando mucho menos, porque la gente prefiere hacer una transferencia bancaria, que es más rápido, eficiente y seguro”, dijo Sánchez.

“En este momento no creo que vaya a desaparecer, pero eventualmente en cinco o diez años el uso del cheque desaparecerá. Muchas personas ya tienen en sus teléfonos móviles la aplicación de su banco y están dejando de usar los servicios tradicionales”, agregó.

Entre las principales dificultades de usar cheque están el ir a una sucursal bancaria para cobrar el dinero, además de que la letra y datos deben ser legibles y la cuenta debe tener fondos.

Empresas los prefieren
Raymundo Tenorio, profesor del Tec de Monterrey, afirmó que el uso de los cheques en papel para el caso de las personas físicas va en desuso, ya casi no los utilizan porque los pagos electrónicos son preferidos por los proveedores de servicios.

Para el caso de las empresas, Tenorio explicó que el proceso de desuso también será un hecho, aunque de forma más lenta, ya que proveedores y clientes aún solicitan sus pagos en cheques, dado que las transferencias electrónicas se envían por correo electrónico y no todos las prefieren.

“Es muy posible que tengan un uso mínimo paulatino y que al cabo de cinco años desaparezcan, pero a la par tendría que desaparecer la costumbre de uso de certificados, por ejemplo”, indicó Tenorio.

Rogelio Castillo, responsable del doctorado de responsabilidad social de la Universidad Anáhuac, coincidió en que las cifras de uso revelan que las personas están migrando de los servicios bancarios tradicionales, a tecnología financiera o Fintech.

“El uso del cheque seguirá existiendo, pero el volumen que genera ese instrumento será cada vez más bajo y con tendencia a disminuir su participación”, dijo Castillo.

Los especialistas coincidieron en que la plataforma de Cobros Digitales (CoDi) impulsada por el Banxico podría ser un factor que acelere la caída en el uso del cheque.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here