Según datos de la UNCTAD, el flujo de capitales extranjeros invertidos tuvo una baja de 13%, llegando a 1.3 mil millones de dólares.

La repatriación de utilidades por parte de las trasnacionales estadounidenses para aprovechar los beneficios fiscales que otorgó el presidente Donald Trump a partir de 2017, fue una de las principales razones para que la Inversión Extranjera Directa (IED) global hilara su tercer año consecutivo a la baja en 2018, con una contracción de 13 por ciento, a 1.3 mil millones de dólares.

“La IED sigue estando bloqueada, confinada en los niveles inmediatamente posteriores a la crisis. Esto pinta un panorama poco halagador para el cumplimiento de la promesa de la comunidad internacional de afrontar desafíos mundiales como la pobreza extrema y la crisis climática”, dijo el secretario general de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), Mukhisa Kituyi, en el reporte Informe sobre las Inversiones en el Mundo 2019 presentado este miércoles.

“Corremos el riesgo de que la geopolítica y las tensiones comerciales sigan pesando sobre la IED en 2019 y en los años siguientes”, advirtió.

Los más afectados por la repatriación de utilidades de firmas de Estados Unidos fueron los países desarrollados, en los que los flujos cayeron en una cuarta parte, a 557 mil millones de dólares, un nivel que no se registraba desde 2004.

La IED en los países en desarrollo pudo mantenerse con una mejoría de 2 por ciento con lo que representó más de la mitad (54 por ciento) del total mundial, en comparación con el 46 por ciento en 2017.

A pesar de la reducción de la IED, Estados Unidos se mantiene como el principal receptor de estos flujos, seguidos por China, Hong Kong (China) y Singapur.

En lo que respecta a las salidas de inversión, Japón encabezó la lista, seguido por China y Francia.

Estados Unidos quedaron excluidos de la lista de los 20 principales inversores, debido a la masiva repatriación de utilidades de sus empresas multinacionales.

Recuperación moderada
Se prevé que la IED en las economías desarrolladas se recuperará en el año, a medida que se disipen los efectos de las reformas fiscales de Estados Unidos.

No obstante, la débil tendencia indica que el aumento puede ser relativamente moderado y verse todavía más limitado por otros factores, como los riesgos geopolíticos, las crecientes tensiones comerciales y el auge mundial de políticas más proteccionistas, señaló el reporte

“La tendencia al estancamiento de la última década se atribuye a una serie de factores, como la baja de las tasas de rentabilidad de la IED, inversiones cada vez más ‘livianas’ en activos, y un clima de inversión en general menos favorable”, dijo James Zhan, director de la división de la Inversión y la Empresa y advirtió que la tendencia actual se debe más a las políticas que a los ciclos económicos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here