Al sustituir el gas por combustible habría un incremento en los costos para las empresas.Shutterstock

El menor suministro de gas natural a la industria pone en riesgo la productividad del país ante la posibilidad de que haya paros técnicos y por el efecto que tendrá en los costos de la electricidad, advirtió Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

“Los socios nos han manifestado sus preocupaciones por la reducción de suministro en una cuarta parte, eso es una cantidad muy importante que va a provocar paros técnicos y tendrá también una repercusión necesariamente en el costo de la producción de energía eléctrica hacia el verano”, dijo entrevistado al término de la instalación del Subcomité de Transparencia e Innovación del Fideicomiso Fuerza México.

Expuso que al sustituir el gas por combustible habría un incremento en los costos, ya que además de ser contaminante, se trata de una forma de producción cara.

“Eso impacta en paros técnicos en las empresas, que afectarán la productividad y el desempeño económico”, explicó Castañón.

Si bien los empresarios visualizaban una baja en el suministro de gas al inicio de este año, de acuerdo con el presidente del CCE, “lo estamos viviendo con un poco más de intensidad de lo que esperábamos”.

Por su parte, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) confirmó que de julio a octubre del año pasado, los agremiados recibieron cartas de Pemex donde se les informaba que se limitaba el consumo por causas de “fuerza mayor”.

“Teníamos que consumir menor volumen, aunque hubiese presión, el volumen era menor cuando lo notificaban. En esta ocasión no ha habido restricción en cuanto a volumen, pero la presión sí es menor”, dijo Edmundo Rodarte, de la Comisión de Energía de Coparmex.

Alertas en puerta
A principio de esta semana El Financiero informó que industriales de la zona centro del país recibieron una notificación por parte de Pemex para que redujeran el consumo de gas natural en 27 por ciento por problemas de distribución en uno de sus centros procesadores en Veracruz.

Esta versión fue confirmada por Agustín Humann, analista de Marcos y Asociados, y expresidente de la Asociación Mexicana de Gas Natural, quien afirmó que el conflicto se limita a la zona central del país y se asemeja mucho a las “alertas críticas” que azotaron al país hace seis años.

“Lo que está sucediendo es, sin que lo hayan dicho, que estamos cayendo en alertas críticas y éstas tienen un efecto brutal en la industria la cual consume en gran volumen”.

Gonzalo Monroy, director general de GMEC, indicó que desde que la petrolera nacional hizo un llamado a racionalizar el consumo ya se habla de una alerta crítica en sí.

“La alternativa de Pemex sería suministrar el gas a los industriales aunque fuera energético importado, pero si eso tampoco lo puede hacer, entonces es clara la insuficiencia”, dijo.

Para Arturo Carranza, asesor en energía de la consultoría Mercury, lo relevante es encontrar alternativas que impidan que esta situación se prolongue o de lo contrario ocasionaría grandes afectaciones a la industria.

“En el corto plazo una solución podría ser el aumento en la importación de gas natural licuado para ser tratado en los centros procesadores de gas y que posteriormente, se inyecten al Sistema Nacional de Gasoductos (SNG)”, expuso.

Pega a industria plástica
Por su parte, Aldimir Torres Arenas, presidente de la Asociación Nacional de las Industrias de Plásticos (Anipac), reconoció la falta de materia prima en la industria petroquímica.

“A veces no basta sólo con ser competitivo, a veces no tenemos ni siquiera el material para producir. No hay materia prima más cara que la que no se tiene”, indicó el industrial.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here